El Blanqueo de la Cera

La cera que la abeja produce es una sustancia sólida de color amarillo, cuya intensidad dependerá del polen con el que la abeja se haya alimentado y con un característico aroma similar al de la miel.

Para la fabricación de velas de ésta cera necesita de una serie tratamientos artesanales previos que eliminarán todas sus impurezas para posteriormente decolorarla hasta conseguir el tono marfil que habitualmente vemos.

La operación de la decoloración puede realizarse a partir de dos métodos bien diferenciados:

El Método Químico, que es un procedimiento rápido y agresivo no aconsejable, a pesar de ser más económico, ya que hace uso de agentes químicos. Tiene la gran desventaja de que la decoloración viene acompañada de la pérdida de muchas de sus propiedades naturales, tales como aroma, maleabilidad, flexibilidad, etc., lo que impide que ésta cera, por si sola, sea apta para la fabricación de velas, necesitando parafinas o grasas que impidan su rotura, disminuyendo por ello su calidad.

El Método Natural Método Asoleo se realiza aprovechando el efecto decolorante de la luz solar, mediante el cual la cera no sufre ningún daño. Es un método más lento y costoso pero es el único capaz de mantener vírgenes todas sus propiedades, siendo esta cera totalmente válida tanto para hacer cremas cutáneas y productos farmacéuticos como para fabricar velas de Cera de Abeja.


Subir
Diseño Web nlocal