CÁCERES: Una Semana Santa más austera

viernes 18 de enero, 2013

La austeridad será una de las señas de identidad de la Semana Santa cacereña de 2013, la única fiesta de interés turístico internacional de Extremadura. Las cofradías prevén recortar sus gastos en flores y bandas de música, dada la actual situación económica. Por un lado, las hermandades han visto menguar durante los últimos años sus ingresos. Y, además, muchas prefieren destinar el dinero que antes invertían en ornamentación a otro cometido: ayudar a familias en apuros económicos. «Cada vez tenemos menos fuentes de financiación y cada vez nos resulta más difícil cobrar las cuotas de los hermanos. Y, mientras tanto, las cosas no paran de subir de precio», resume Pedro Canelo, el mayordomo de la cofradía de los Ramos. Los ajustes en esta hermandad ya llegaron en 2012, cuando decidieron prescindir de las dos bandas de música que acompañaban al desfile del Martes Santo. Este recorte se aprovechó, además, para imprimir un carácter más austero a la procesión. «Tal y como están las cosas, me parece una barbaridad gastarme el dinero en flores», comenta Víctor Gómez, mayordomo de la cofradía de la Expiración. De esta forma, el próximo Viernes Santo la talla de Jesús de la Expiración no saldrá decorada con las 350 docenas de claveles rojos de siempre. «Hemos decidido poner flores de campo», apunta el mayordomo. La Virgen sí mantendrá su decoración. La factura en flores de otros años , indica, subía hasta los 2.000 euros. Hay que tener en cuenta, además, otro factor. El IVA aplicado a los productos de floristería se ha incrementado un 13 por ciento, al pasar del 8 al 21 por ciento el 1 de septiembre. La cosa no queda aquí porque la cofradía de la Expiración prescindirá por segundo año consecutivo de una de las dos bandas que contrataba para el desfile. A cambio, el dinero se invertirá en obras de caridad. La cofradía colabora desde la parroquia de Jesucristo Resucitado con el banco de alimentos. Proporciona comida a familias en apuros. «Nos llaman menos», admite Antonio Pablo Merchán, mayordomo de la cofradía del Humilladero, que cuenta con banda de cornetas y tambores propia. La agrupación cobra por actuación 800 euros. «En nuestra cofradía ya recortamos mucho en flores el año pasado. Pasamos de pagar 700 a euros a 350», detalla Antonio Pablo. La Unión de Cofradías Penitenciales, que agrupa a 15 de las 16 hermandades que desfilan en Semana Santa, busca en estos momentos ayudas para sacar adelante la guía oficial de Semana Santa. Este manual se ha financiado tradicionalmente entre dos partes: el Ayuntamiento y Caja de Extremadura. El Consistorio mantiene su aportación, pero la entidad financiera la ha retirado. No ha sido la única. Caja Duero ha dejado de sufragar el cartel, un coste que ha asumido la Diputación provincial. Esta institución, además, volverá a editar por segundo año consecutivo una guía bilingüe sobre la Pasión cacereña. El Ayuntamiento, por su parte, está a punto de ingresar la subvención correspondiente a 2012: 25.000 euros, que se repartirán entre todas las hermandades. El presidente de la Unión de Cofradías echa en falta más atención de la Junta de Extremadura. «Tenemos la impresión de que pasa olímpicamente de la Semana Santa de Cáceres. Y eso es algo inconcebible porque es la única fiesta internacional de la región». Las primeras procesiones de la Semana Santa saldrán el 23 de marzo. Las hermandades ya han empezado a calentar motores. Cinco cofradías, avanza Martín Cisneros, alterarán sus recorridos habituales. Se trata de la del Cristo de la Victoria, la de Jesús Condenado, la de la Salud, la del Cristo del Perdón y la del Santo Entierro. La cofradía de la Sagrada Cena, además, estrenará el Jueves Santo su paso infantil, que en estos momentos ultima el escultor Antonio Dubé en su taller de Sevilla. ::MARÍA JOSÉ TORREJÓN

FUENTE: Hoy.es

Subir
Diseño Web nlocal