CÓRDOBA: Un libro de 1960, que trató de recopilar la totalidad de las cofradías penitenciales de toda España, dedicó treinta páginas a las cofradías de Córdoba

lunes 25 de febrero, 2013

En 1960 se publicó un curioso libro titulado «Semana Santa Española», que pretendía -nada menos- ser una enciclopedia de toda la celebración pasionista en nuestro país. No llegó a tanto, por supuesto, pero supuso el hasta ahora único intento de este tipo habido hasta ahora. Fue su director Ángel Rodríguez, y la coordinación literaria estuvo a cargo del periodista Francisco Narbona.

El libro tiene 738 páginas, divididas en cuatro partes correspondientes a otras tantas zonas geográficas: Andalucía, Murcia y Levante, Castilla, León y Extremadura y Cataluña y Aragón. Más de la cuarta parte del total, exactamente 400 páginas, están dedicadas a Andalucía, y de ellas 30 a Córdoba. Sevilla tiene 114. No aporta datos sobre ningún pueblo cordobés, aunque sí lo hace sobre localidades de otras cinco provincias andaluzas, más Ceuta y Melilla.

Al parecer, se envió un cuestionario a todas las hermandades de que los editores tenían noticia, pero no todas respondieron: una nota previa al texto informa de que «aunque el propósito de la dirección de “Semana Santa Española” era que figuraran en este libro todas las hermandades y cofradías en España y dedicadas a devociones de la Pasión, no siempre fueron contestados los cuestionarios enviados, quedando sin referencia muchas cofradías».

En Córdoba señala la existencia de 22 cofradías, que aparecen sin agrupar por días de salida y en el siguiente orden: Rescatado, Esperanza, Sentencia, Amor, Ánimas, Prendimiento, Huerto, Paz y Esperanza, Expiración, Pasión, Jesús Caído, Calvario, Misericordia, Gracia, Caridad, Descendimiento, Angustias, Buena Muerte, Dolores, Santo Sepulcro, Resucitado, Penas de Santiago. El carácter de respuesta a un cuestionario, en efecto se nota en los textos, pues todos responden al mismo esquema: breve historia, somera descripción de la procesión y las imágenes y miembros de la junta de gobierno entonces ejerciente.

Los informes más largos superan holgadamente la página de extensión, mientras que los más breves (Huerto, Sentencia, Calvario y Descendimiento) apenas superan las veinte líneas. Y aunque ese año se inició la que resultaría fallida experiencia de hacer la carrera oficial en el entorno de la Catedral, no hay en el libro ni una sola alusión a esta circunstancia.

Itinerarios

En algunos casos de celebra el tipismo de las cofradías por sus barrios: «la Estación por las calles de la ciudad la hace esta hermandad en la noche del Domingo de Ramos, con más de cien nazarenos, que llevan túnica blanca y capirote verde; […] su itinerario por el barrio es también muy típico, hasta salir al centro de la población, y el regreso al templo, a altas horas de la noche, con el incesante canto de saetas, discurre la procesión ambientada en ferviente clamor pasionista», dice de la cofradía de la Esperanza.

También aporta datos curiosos hoy desconocidos u olvidados: «Las imágenes titulares de la hermandad son el Santísimo Cristo de la Expiración y la Santísima Virgen de los Dolores», dice de la entonces única hermandad de San Pablo. Sitúa su salida «a las doce en punto del Martes Santo, mientras el gran carillón de la iglesia de San Pablo deja oír sus armoniosas campanadas», y relata con detalle que «el bello recorrido culmina en la bajada de la procesión por la famosa cuesta del Bailío». De la Caridad, por su parte, destaca que «su recorrido es, aproximadamente, de unos seis kilómetros, siendo lo más emotivo el paso por el Sanatorio Antituberculoso de Nuestra Señora del Carmen, por las escenas de fervor que se desarrollan por parte de los enfermos y público».

Números

Hay datos que aparecen en el libro que deben ser tomados con reserva. No parecen creíbles, desde luego, muchas de las cifras que se aportan en cuanto al número de hermanos y nazarenos de las cofradías. Por ejemplo, dice de la Misericordia que «aunque el número de hermanos que componen la cofradía se eleva a 1.125 hermanos, solamente 400 nazarenos acompañan a las veneradas imágenes». La hermandad de San Pedro nunca ha alcanzado esas cifras, como posiblemente tampoco sea cierto que en 1960 la totalidad de los hermanos del Prendimiento, que cuantifica en unos 300, formasen parte de la procesión, y es improbable que hace 53 años la Caridad tuviera «1.132 hermanos, de los cuales acompañan al titular […] unos 350».

No cita el número de hermanos de los Dolores, pero afirma que «tras el paso de Nuestra Señora […] caminan más de 15.000 mujeres, la mayoría de ellas descalzas. […] Tras ellas más de un millar de hombres de toda condición social, cubiertos sus rostros por muceta negra y vistiendo túnica de igual color, sin cola». A las Angustias le atribuye «unos 1.500 cofrades siendo, aproximadamente, unos 400 varones que acompañan con hábito a la imagen».

Del Remedio de Ánimas informa que «el número de hermanos está limitado por reglas a 150, con objeto de ejercer un riguroso control selectivo». De esta hermandad dice que «todo el itinerario es impresionante y ejemplar, resulta especialmente interesante en la calle de Santa María de Gracia, donde al doble de las esquilas de su espadaña las monjas dominicas cantan el “Miserere” desde las ventanas del coro».

Fotos

Fuera de texto, en tres hojas de papel couché, aparecen las ilustraciones: suman en total veinticuatro fotografías, la mayor parte de las imágenes en solitario o en sus capillas, aunque algunas instantáneas tienen su interés, como el paso del Rescatado aún sin dorar, la Virgen de las Angustias en San Agustín, aunque ya en el paso actual de Castillo Ariza, o el Cristo de la Expiración en la plaza de Capuchinos.

Finalmente, el libro contiene detalla con prolijidad la relación de componentes de la mayor parte de las juntas de gobierno de las cofradías incluidas: hasta sesenta nombres, por ejemplo, figuran en la lista de directivos de las Angustias, cuyo hermano mayor efectivo era, en aquel tiempo, «Don Aurelio de Castro Navarro, marqués de la Fuensanta del Valle y vizconde de San Germán».


FUENTE: ABC

Subir
Diseño Web nlocal