GUADALAJARA: se celebra la I Mesa Debate sobre Semana Santa

viernes 15 de febrero, 2013

Un intenso y agradable aroma a incienso hacía imbuirse en el ambiente de las celebraciones religiosas a las personas que acudían a la primera charla del ciclo sobre Semana Santa que ha programado la Fundación Siglo Futuro y que se celebraba en el salón de actos del Campus de la UAH en Guadalajara. Se ha dedicado a desnudar los ritos y tradiciones, pero también ha desterrado algunos mitos como que las celebraciones andaluzas son todas iguales, bulliciosas, mostrando que las celebraciones se prolongan, a través de las cofradías, prácticamente todo el año. 

Esta primera cita ha recorrido las distintas tradiciones que caracterizan a las procesiones típicas de un buen número de localidades desde Tobarra a Toledo, pasando por Guadalajara, hasta Madrid, Zamora, Salamanca y las peculiaridades de Andalucía y sus multitudinarias procesiones.

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, inauguraba el I Ciclo: “Semana Santa en España” que comenzaba hoy con la mesa redonda-coloquio titulada “El Espíritu Cofrade: Visión de la Semana Santa en Castilla y Andalucía”, cuyo coloquio protagonizaban los ponentes: Raúl Blanco Orozco, presidente de la Junta de Cofradías y Hermandades de Guadalajara; José Adrián Cornejo García, presidente de la Junta de Cofradías, Hermandades y Congregaciones de la Semana Santa de Salamanca; y Luis Jesús Miranda García, periodista, redactor de ABC en Córdoba, especialista en temas de Semana Santa. 

Cayetano Melguizo Gómez, director financiero de la Fundación Siglo Futuro, presentaba a los intervinientes. Raúl Blanco explicó prolijamente las características de las procesiones y tradiciones de un buen número de localidades de Castilla-La Mancha, destacando por ejemplo que los tambores de Hellín son más antiguos que la tamborrada turolense y están más arraigados. De cada lugar, destacaba algo, aunque sobresalía que la característica común era la austeridad.

Como presidente de una cofradía arriacense, no se olvidó de enumerar la variedad de celebraciones que existen en los pueblos de Guadalajara estos días de Pascua. Indicaba que lo que predomina es la austeridad, aunque comentaba que hay algunas que tienen tintes más andaluces. No se olvidaba de explicar los puntos más interesantes de las procesiones de Cuenca, Toledo, Tobarra, Chinchilla, Ciudad Real...

Barroco, flores, bullicio y, también, silencio

En contraste, Andalucía se caracteriza por la diversidad y la heterogeneidad. La Semana Santa no es en todas partes barroca, exuberante, bulliciosa, repleta de piropos, alegría y color. Miranda mostraba varios vídeos en los que se podía observar la diferencia que hay entre las famosas procesiones de Sevilla o la más "castellana" de Córdoba. 

Reconocía que muchos tronos que procesionan son muy barrocos, pero advertía que no es homogénea. "Hay momentos también para la oración y el recogimiento" comentaba. Destacaba que quedan muchos pueblos que conservan las tradiciones desde el Barroco. Indicaba que viajando más al Sur, se pueden encontrar tradiciones muy andaluzas que ya no se usan en Sevilla.

Explicaba Miranda que la Semana Santa no son solo los días de la Pasión, sino que las imágenes reciben la devoción de la gente todo el año, porque las Cofradías son también muy importantes. Comentaba los distintos ritos que se conservan, destacando que su día "grande" es Viernes Santo en contraposición con muchos lugares castellanos donde se da más importancia al Domingo de Resurrección y hasta hay platos especiales para ese día.

Hacía hincapié en que los tronos son auténticas catequesis, puesto que están repletos de signos y símbolos que explican la Semana Santa. Recomendaba ir a Antequera donde conservan un palio del siglo XVIII y no olvidaba a los legionarios y el Cristo de la Buena Muerte de Málaga.

Austeridad, Cristo era pobre

José Adrián Cornejo se ocupaba de explicar las procesiones y tradiciones de Castilla y León, destacando que es unánime la seriedad, silencio, recogimiento y austeridad. Comenzaba por Zamora, indicando que las tradiciones se remontan a siglos atrás, teniendo todas en común vestir capas, siendo las más conocidas las "capas pardas". Se fijaba en ésta porque es el paradigma de la austeridad de Castilla.

Se detenía también en las celebraciones de Salamanca, donde también hay mucha austeridad. Numerosos pasos no llevan flor ninguna, a diferencia de los tronos andaluces. "Salamanca es universitaria y tiene una hermandad universitaria, de las más queridas, que procesiona con cruces toscas y una túnica de lo más barato que hay para reflejar la pobreza de Cristo" explicaba Cornejo, que añadía que no se permiten signos de ostentación como sortijas, collares, etc.

Señalaba que las ornamentaciones de los pasos son características. En los crucificados, lo habitual es que haya claveles rojos. En contraste, exponía que también hay "aire andaluz" en otras provincias como Ávila, donde las esculturas y pasos están confeccionados por andaluces y toda la imagen tiene ese aire. Indicó que el año pasado se creó en Salamanca una hermandad de Jesús despojado que se fija en la tradición andaluza y procesionó en 2012 por primera vez. Destacaba que en Salamanca, fue donde una cofradía admitió como miembros de pleno derecho a las mujeres.

En conclusión, aunque Castilla se caracteriza por la sobriedad y Andalucía por el bullicio, ni en la primera todo es silencio ni en la segunda faltan momentos de rezo. En Castilla, destaca la imaginería, ejemplo privilegiado Valladolid. En Andalucía, se hace hincapié en las flores y los faroles, aunque con imágenes muy bellas también. En general, una impresionante riqueza patrimonial religiosa en toda España que debemos conservar y como decía Cornejo sin olvidar que para llevar a cabo todo esto lo que “nos mueve es la fe”. ::LAURA RINCÓN



FUENTE: Guadaque

//

Subir
Diseño Web nlocal