Palencia será una ciudad cofrade con distinción internacional de la Semana Santa

miércoles 26 de diciembre, 2012

Entrevista a Ángel Martínez: presidente de la Hermandadde Cofradías Penitenciales,  por El Norte de Castilla.

La Semana Santa de Palencia ya tiene la declaración de interés turístico internacional desde el pasado 30 de noviembre. El trabajo de la Hermandad de Cofradías se inició en 2010 y el refrendo ha llegado ahora por parte de la Secretaría de Estado de Turismo. El nuevo presidente del colectivo que coordina la labor de las cofradías, Ángel Martínez, habla de retos de futuro y de ilusión, mucha ilusión, para seguir conquistando un futuro para un trabajo que se inició hace más de 600 años.

–¿Qué ha supuesto para la Hermandad de Cofradías Penitenciales la declaración de interés turístico internacional para la Semana Santa de Palencia?

–Es una satisfacción y un orgullo que te reconozcan una labor de años, lo que supone un reto de futuro, porque la historia y las tradiciones se han conservado con un gran esfuerzo. El objetivo es poder estar a la altura de las circunstancias en el futuro. Hay un sentimiento generalizado de ilusión en todas las cofradías, porque se esperaba que llegase la declaración y se ha trabajado en la misma dirección para la consecución final del objetivo mediante un dilatado esfuerzo previo que se ve en las propias procesiones.

–El reconocimiento regional fue en 1991, el nacional en 2005 y ahora, en 2012, llega el internacional. ¿Qué hay detrás de los logros y qué se ha mejorado en un tiempo relativamente corto?

–Un grupo de cofradías con tradiciones centenarias y peculiaridades que algunos casos cuentan con más de 600 años. Ha costado mucho mantenerlas vivas hasta hoy, y es evidente que se trata de un punto a nuestro favor muy claro. También se han impulsado unos desfiles y actos bien organizados, algo que tiene que cuidarse mucho desde las cofradías penitenciales, además de aunar un sentimiento que debe trasmitirse al ciudadano que nos ve y asiste a la celebración, mostrando en todo momento seriedad, religiosidad y pasión en lo que crees. Antes se desfilaba de cualquier forma y ahora eso se ha limado mucho, cuidando los pasos en su ornamentación y la vestimenta. Es preciso seguir en la línea de representar la solemnidad que se muestra en las calles y aún queda mucho por hacer.

Un amplio dossier divulgativo ha explicado en varios países la historia, tradiciones, vocabulario propio e imaginería religiosa palentina. ¿Ha costado mucho que todo ello fuese recogido por 25 publicaciones extranjeras?

–El esfuerzo para que esto sea una realidad ha sido arduo y nos ha tocado intentar esa máxima difusión con el apoyo de quien nos ha ofrecido ayuda. Esta divulgación no quita un ápice en el merecimiento del logro para la pasión palentina, pero hay que saber vender el producto que se tiene y divulgarlo fuera. Si no fuera así el camino habría sido mucho más difícil para conseguir que se conozcan los valores que encierra la Semana Santa.

–La Secretaría de Estado de Turismo ha reconocido los requisitos de arraigo popular, originalidad y participación ciudadana en las procesiones. ¿Se implican mucho en esta tarea los más de 8.000 cofrades?

–Bueno. Hay nueve cofradías, con la última que se sume en breve de forma oficial, y sus miembros superan los 8.000, lo que supone una décima parte de la población. No hay muchos colectivos que puedan alcanzar esta cifra en la capital ni en la provincia. La inmensa mayoría, si no desfilando, participa de la Semana Santa de alguna forma, aunque el día que más serán unos 1.000 cofrades los que asisten a las procesiones. Hay familias completas que participan de alguna manera en la pasión y se implican y acompañan de una u otra forma en los actos religiosos, tomando limonada o llenando las sedes de las cofradías. Se trabaja en una nueva etapa que trate de tener mayor presencia en el día a día el resto del año por parte de los hermanos. El pueblo demuestra, con un estudio que se hizo sobre ello, que la ciudad se implica y mucho y asiste de forma masiva a los desfiles y cuida su Semana Santa porque es una costumbre que siente como propia, junto a sus raíces y tradición.

–Usted acaba de tomar posesión, el pasado 14 de noviembre, como presidente de la Hermandad de Cofradías. ¿Qué retos afronta para que los desfiles procesionales tengan en 2013 un mayor realce dada su internacionalidad?

–En la nueva junta hay mucha gente que acaba de entrar en el equipo y con cofradías también renovadas, ante el nuevo año se reunirá y acordará aspectos que permitan un esfuerzo común para mejorar la Semana Santa si cabe mucho más. Vamos a racionalizar horarios, desfiles, trayectos recortados y a promover características atractivas que permitan disfrutar de esta celebración. Por ejemplo, se va a intentar que la noche del miércoles al jueves, aunque aún esté sin concretar, puedan coincidir hasta tres procesiones, lo que sería muy atractivo. En suma, que nos pongamos las pilas para demostrar que se puede realizar este tipo de cosas y hacer honor a la distinción internacional concedida, estudiando y analizando todo.

–¿De qué forma ha influido su antecesor en el cargo durante siete años, Ramón Polanco, a la hora de dar un mayor impulso al trabajo conjunto de las cofradías?

–Ramón tiene un carácter fuerte, como él mismo dice, y su cabezonería ha permitido que las relaciones entre las cofradías evolucionasen mucho y bien. Ha dejado una situación estable, conseguido que se limaran asperezas y corregido ciertos aspectos, evitando personalismos en las procesiones que no eran beneficiosos. Por ejemplo, todos hemos crecido abogando por el bien común para lograr una unidad resultante que ha sido beneficiosa. También se acordó dejar de hacer una procesión general que antes se llevaba a cabo al considerar más positivo no organizarla.

–¿Qué elementos distinguen a la Semana Santa Palentina y la diferencian del resto en cuanto a tradiciones antiguas?

–El toque del tararú, la llamada de hermanos y el saludo estandartes son las que se hacen con una mayor singularidad. El agudo y prolongado sonido de corneta es un signo diferenciador y se ejecuta para marcar el ritmo de los desfiles o avisar a los penitentes sobre su celebración, representando una llamada y toque de sentimiento por la muerte de Jesús.

–¿Puede influir de forma positiva que esta celebración religiosa sea ahora más conocida y promocionada a la hora de poder captar nuevos turistas?

–Yo entiendo que sí, aunque no sea el cometido de la Hermandad de Cofradías. La Semana Santa es una herramienta con la que las instituciones intentan impulsar el turismo cultural y religioso. La Junta la incluye en su programación y el Ayuntamiento y la Diputación van también a aprovechar al máximo este recurso. Nosotros ayudaremos a dar una buena imagen y mejorar el ambiente de Semana Santa, propiciando que Palencia sea una especie de ciudad cofrade. ::J. B. I. (ICAL)

FUENTE: El Norte de Castilla

Subir
Diseño Web nlocal