Pulso por el sillón de la Agrupación de Cofradías de Málaga: elecciones a la vista

lunes 18 de junio, 2012

Pulso por el sillón de la Agrupación de Cofradías de Málaga: elecciones a la vista

Pablo Atencia y Eduardo Pastor en una ilustración de Martín Ferrer. 

El próximo miércoles día 20 Pablo Atencia y Eduardo Pastor se disputan la presidencia en los comicios más reñidos de las últimas dos décadas. 

El fenómeno cofrade está considerado como uno de los que vertebran a la ciudad de un modo más significativo y por ello despierta un gran interés no solo durante los días de la Semana Santa, sino también el resto del año. El próximo miércoles día 20 está marcado en rojo en el calendario de las hermandades pasionistas, ya que se celebran elecciones a las presidencia de la Agrupación que las aglutina desde el año 1921. Se trata de los comicios más reñidos de las últimas dos décadas, ya que han sido varios los cofrades que se han postulado como candidatos desde el pasado mes de enero. Así lo hicieron los hermanos mayores de la Salutación, Antonio Trillo, de Fusionadas, Eduardo Rosell, y de la Sentencia, Eduardo Pastor. Finalmente, los dos primeros desistieron y la competición por el sillón de San Julián, antiguo hospital del Centro Histórico en el que tiene su sede la Agrupación, ha quedado entre este último y el hasta ahora vicepresidente primero de la entidad y exhermano mayor de Estudiantes, Pablo Atencia (Leer artículo de Pablo Atencia 'Somos Iglesia'), que puso en marcha su candidatura tras la Semana Santa. Ambos aspirantes se dan por ganadores pese a que los números siguen sin cuadrar a escasos tres días de la asamblea electoral, ya que si se suman las cofradías que, según aseguran, les apoyan, se obtiene un número superior a las agrupadas. A la cita, el miércoles, a las nueve menos cuarto en primera convocatoria, en la iglesia de San Julián, ubicada en la calle Nosquera, están convocados 195 votantes, cinco por cada una de las 39 hermandades agrupadas, el hermano mayor y cuatro delegados más. Según las normas establecidas, gana el candidato que en una primera vuelta obtenga la mayoría absoluta. En caso contrario, tendrá que celebrarse una segunda vuelta en la que ya solo sería necesaria la mayoría simple de los votos emitidos. Si hay empate en la segunda votación, ganaría el candidato de mayor edad que, en este caso, es Eduardo Pastor (Leer artículo de Eduardo Pastor, 'Una agrupación en hermandad'). Este último ha aportado una fotografía en la que aparece él con 21 hermanos mayores –entre ellos el hasta ahora presidente de la Agrupación, Rafael Recio, que no tuvo rival en las tres ocasiones en las que se presentó al cargo– como demostración de que le apoyan 23 cofradías. Según informó Pastor, una de ellas, la Estrella, está con él pero su hermano mayor no pudo acudir a hacerse la foto. Esta cofradía del Martes Santo está a su vez envuelta en un proceso electoral con dos candidaturas que desembocará en unas elecciones previstas para el día 26, seis días después de las de la Agrupación. De contar con los votos de todos los hermanos mayores y delegados de estas corporaciones, Pastor sería el ganador. Sin embargo, Atencia también asegura disponer del respaldo de 22 hermandades si bien no termina de dar el nombre de todas ellas con el argumento de no ponerlas en un aprieto. Parece claro que cuenta con el apoyo de 15, las 13 que firmaron su candidatura más Pasión y Huerto, que tienen decidido que le van a votar, según pudo confirmar este periódico por parte de sus hermanos mayores. Ni estas dos ni Zamarrilla rubricaron las candidaturas de Pastor y Atencia. Esta última cofradía del Jueves Santo no se decanta oficialmente por ninguno y da libertad de voto a sus delegados, según afirmó a SUR el responsable de la rectora que la dirige desde hace siete años, Juan García Alarcón. A por el voto del delegado En el caso de que Zamarrilla votara en bloque a Atencia, Pastor seguiría teniendo más cofradías a su favor. ¿Por qué sostiene entonces el hasta ahora vicepresidente primero que se ve como ganador? La clave está en que la carrera por conseguir apoyos para el 20-J ya no se mide solo en número de hermandades, sino en número de delegados. Y es que no hay disciplina de voto en todas las cofradías, y además es secreto, por lo que podría darse el caso de una en la que el hermano mayor vote a un candidato y la totalidad o parte de sus delegados elijan la papeleta del contrario. Aquí es donde se está jugando la partida en los últimos días, en conseguir y afianzar votos individuales para uno y otro proyecto. El objetivo de ambos es el mismo: fortalecer y mejorar la Semana Santa. Atencia confía en contar con el voto de más de cien electores entre delegados y hermanos mayores, y la candidatura de Pastor también se siente ganadora con el aval de 23 cofradías. En esta tesitura, hasta hay quien hace sus cábalas en función de electores que puede que no acudan a la asamblea por motivos laborales o de otra índole. Y tampoco se descarta que se produzcan votos en blanco o nulos. En cualquier caso, parece claro que la incógnita no se resolverá hasta el miércoles, cuando todas las miradas se dirijan hacia la iglesia de San Julián en la que, cual cónclave vaticano, se encerrarán los cofrades para elegir a su nuevo presidente. Hasta entonces no se sabrá de color se vuelve una ‘fumata’ que, por ahora, se presenta bastante turbia.


FUENTE: Diario Sur

Subir
Diseño Web nlocal