Reunión de las Hermandades de pastoral penitenciaria de la provincia eclesiástica de Barcelona

viernes 20 de julio, 2012

El sábado 14 de julio, y convocada por la Delegación diocesana de Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis de Barcelona, tuvo lugar la primera Jornada de Hermandades de pastoral penitenciaria de la provincia eclesiástica de Barcelona. La Jornada comenzaba con una oración dirigida por el delegado diocesano mossén Gregorio Manso, el cual dio paso a monseñor Sebastià Taltavull, Obispo auxiliar de la Archidiócesis de Barcelona y Presidente de la Comisión de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española, que habló sobre el papel que deben tener las hermandades en la iglesia actual.

Monseñor Taltavull comenzó invitando a las hermandades a crecer en la fe y alejarse del infantilismo religioso, para ello es fundamental la formación, formación que dura toda la vida y que comienza en los primeros años donde los niños aprenden por mimetismo y el ejemplo de los padres es la mejor enseñanza, por eso invitó a los allí presentes con hijos rezaran ante ellos y sobre todo con ellos.

El Obispo Auxiliar de Barcelona calificó la presencia de las imágenes en la calle como un silencio explícito de gran trascendencia para el encuentro con Jesucristo, encuentro que nos transforma y transforma el ambiente donde estamos. Más tarde calificó a las Hermandades como sujetos de Nueva Evangelización, advirtiendo que para ser evangelizadores primero nos tenemos que dejar evangelizar. Los apóstoles primero fueron discípulos que escucharon al maestro e hicieron caso, después una vez formados, Jesús les invitó a ir anunciar el Evangelio, por tanto a ser apóstoles.

Al final de su charla monseñor Taltavul pidió a las cofradías que crearan espacios de diálogo, que fueran atrio de los gentiles, terminando así una charla de algo más de una hora que resultó extraordinariamente amena y clara para todos los asistentes que agradecieron sus palabras con una prolongada ovación.

Terminada su aportación, tomó la palabra Xavier Puigdollers, director de Asuntos religiosos de la Generalitat, quien agradeció públicamente la labor de las Hermandades en los momentos actuales y el papel de cohesión que realizan. Mostró también Puigdollers la predisposición existente por parte de la Generalitat para apoyar el mundo cofrade en general.

Tras un breve descanso, fue el presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis de Barcelona, quien desgranó el estado actual de las Hermandades de pastoral penitenciaria de la diócesis, sus luces y sombras. La intervención comenzó con un powerpoint que nos mostró fotografías de las 24 hermandades penitenciales de la Archidiócesis y también de los actos conjuntos referidos a las mismas que organiza el Consejo: charlas, Vía Crucis, pregón de Semana Santa, etc. Seguidamente se adentró en los años previos a la aparición de las hermandades actuales, la situación que dio lugar a la desaparición de las antiguas procesiones autóctonas de Barcelona, Badalona y Mataró y como surgieron nuevas procesiones basadas en la inmigración a la vez que se recuperaban poco a poco las antiguas. Todo este proceso marcó fuertemente el devenir de las hermandades que a pesar de todo disfrutan de una buena salud actualmente.

Campos como la caridad, la formación, el culto y la vida en hermandad fueron evaluados por el presidente del Consejo, señalando sus luces y sombras en estos momentos.

Los participantes después de las charlas matinales compartieron comida y todos juntos participaron en una amena reunión donde todo el mundo que lo deseó pudo aportar sus puntos de vista. Concluyó con la afirmación por parte del Obispo Taltavull de que tomaba nota de lo allí hablado y que intentarían trabajar para mejorar la deficiencias detectadas.

Concluyó la jornada con la celebración de la eucaristía concelebrada por monseñor Sebastià Taltavull y el delegado diocesano mossén Gregorio Manso.


FUENTE: SIC

Subir
Diseño Web nlocal