SEVILLA: hoy VII Rifa a beneficio de la Bolsa de Caridad del Gran Poder

viernes 21 de diciembre, 2012

Hoy viernes 21 de diciembre, a partir de las 21 horas, se celebrará la VII Rifa a favor de la bolsa de caridad de la Hermandad del Gran Poder.

Tendrá lugar en la casa hermandad (C/ Hernán Cortés nº 6). La velada estará amenizada por coros navideños y la entrada es gratuita. Será un buen momento para ayudar a quienes más lo necesitan.

Bolsa de Caridad de Jesús del Gran Poder

En cabildo general celebrado el 18 de octubre de 1953, la Hermandad fundó una Bolsa de Caridad, siendo Hermano Mayor de la misma José Morón Ruiz. Con ello se pretendía hacer patente el mandato cristiano del ejercicio de la caridad a través de un órgano específico, insertado en la propia Hermandad que con esta iniciativa una vez más venía a ser pionera entre las Hermandades sevillanas.

Para entender mejor su fundación, debemos situarnos en la Sevilla de la posguerra. En la Sevilla de hambre, desolación y tristeza, en aquellos difíciles y duros años en los que todos habían perdido algo.

La Hermandad del Gran Poder consciente de ello, no quiso obviar a los muchísimos desamparados de las instituciones civiles.

Sin embargo, la experiencia de los años, nos ha hecho ver que las dificultades de los más desfavorecidos son siempre las mismas, ya sean tras una guerra o en épocas de Paz y prosperidad.

Ello junto a la propia vocación universal de la Hermandad, ha hecho que sea la Bolsa de Caridad un autentico centro Asistencial en el más amplio sentido de la palabra.

La Bolsa está regulada en la sección I del capítulo III del título IV, de las vigentes reglas, comprendidas entre la 139 a la 151 inclusive, En ellas se describe su composición, funcionamiento, fines, etc, siendo la Regla 139 la que establece el orden de actuaciones, con evidente atención preferente a los propios hermanos de la Hermandad y la atención a aquellas personas que atraviesen situaciones económicas difíciles. También regula la ayuda a Instituciones Benéficas, asociaciones de carácter social, o la colaboración con otras hermandades en actuaciones sociales.

Tal y como establecen las reglas, la Bolsa depende en su funcionamiento de la Junta de Gobierno, si bien delega en el Diputado de Obras Asistenciales. En cuanto a la composición, esta está formada íntegramente por hermanos en un total de veinticinco, amén de los diecinueve componentes de la Junta de Gobierno.

Entre sus obligaciones podemos citar la asistencia semanal a la reunión de Bolsa, que tradicionalmente se viene celebrado todos y cada uno de los jueves del año, salvo los que la Hermandad tenga que acudir a un Culto externo o público.

También dentro de sus cometidos está el atender a los peticionarios que acuden a la Bolsa los días de visita, que actualmente tenien fijados los martes, o cubrir los turnos de la mesa petitoria que todos los viernes se coloca en la Basílica, etc. La reunión referida, celebrada semanalmente, tiene por objeto, tras la oración inicial y lectura del Acta de la reunión anterior, la Resolución y Decisión sobre los expedientes que se han tramitado e informado, y la posterior distribución entre los hermanos de las nuevas solicitudes, para su informe, finalizando con la Oración de Regla por los Hermanos difuntos y especialmente los que dejaron su testimonio de Caridad Cristiana en la propia Bolsa. Es presidida por el Hermano Mayor o el Teniente de Hermano Mayor, y en defecto de ambos, por el Diputado de Obras Asistenciales.

En el capítulo económico, la financiación de la Bolsa está regulada en la Regla 151, siendo sus ingresos los siguientes:

-Donativos íntegros depositados en cepillos del Templo destinados a la Bolsa.
-Cuotas suscritas a favor de la propia Bolsa.
-Donativos que se reciben directamente para fines sociales.
-Alquiler de sillas para presenciar la salida procesional de la Hermandad.
-Venta de túnicas. 
Y de cualquier otro recurso que arbitre la Junta de de Gobierno.

En el capítulo de lo que es propiamente la Obra Asistencia l Material, por lo general la Bolsa de Caridad se circunscribe al término municipal de Sevilla, si bien con carácter puntual se ha vulnerado esta norma, cuando las circunstancias así lo han aconsejado, y sobre todo cuando se trate de atender aquellos casos que merced a nuestra colaboración se resuelven definitivamente.

Cumplidas nuestras bodas de oro, y sin querer hacer un balance exacto de los más de cincuenta años de existencia, nos sentimos orgullosos de haber tramitado mas de diez mil asuntos, entre los que se encuentran todo tipo de peticiones y solicitudes, algunas de ellas de lo más variopintas, que no por eso, inmerecedoras de atención. La naturaleza de las mismas resulta del todo inimaginable, desde sufragar una intervención quirúrgica hasta el pago de unas gafas; de la repatriación de un emigrante a una beca de estudios, de una canastilla de recién nacido a cubrir los gastos de una exequias, o la ayuda a drogodependientes.

El mejor símbolo de la importancia de la Bolsa de Caridad dentro del tejido social de nuestra Hermandad se ve reflejada en el lugar que ocupa su insignia representativa en el Cortejo Procesional, ocupando lugar preferente en la Estación de Penitencial.


FUENTE: Arte Sacro 

Subir
Diseño Web nlocal