SEVILLA: Juan Manuel Labrador pregonó al Martes Santo en Los Javieres

martes 12 de febrero, 2013

SEVILLA: Juan Manuel Labrador pregonó al Martes Santo en Los Javieres

[Imagen: Pedro Merino / Arte Sacro]

El domingo se celebró la XXII Exaltación de las Hermandades del Martes Santo, en la Parroquia de Omnium Sanctorum, que organiza la Hermandad de los Javieres y que este año exaltó Juan Manuel Labrador Jiménez.

El acto se inició con la marcha Amparo de nuestras Almas, interpretada por la Banda de Julián Cerdán de Sanlúcar de Barrameda. En la Presidencia del acto figuraban Antonio Vivas, director espiritual de la Hermandad; Carlos Bourrellier, Presidente del Consejo de HH. y CC.; Gregorio Serrano, Delegado de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla; Francisco Javier Gómez, Delegado del Martes Santo del Consejo de HH. y CC.; Maruja Vilches, Hermana Mayor de los Javieres; Miguel Angel Moreno, presentador y anterior exaltador y el propio Juan Manuel Labrador, exaltador de esta edición. Tras la marcha, tomó la palabra Miguel Angel Moreno que hizo una breve semblanza sobre el Martes Santo y presentó de una manera muy elegante al exaltador.

A continuación la Banda interpretó la marcha designada por el Exaltador, Soleá dame la mano, para seguidamente iniciar Juan Manuel Labrador su Exaltación, la cual comenzó con la culminación de un Lunes Santo para él, en su Hermandad de San Gonzalo y ante su Virgen de la Salud que tras recogerse daba ya paso a los albores del Martes Santo, el cual lo inicia con una oración al Cristo de las Almas de los Javieres. Tras su paso desde Triana, su barrio, a Sevilla, se adentra en las hermandades del Martes Santo, nos habla del Cerro, de sus gentes como se agolpan y se vuelcan con su devoción de los Dolores y como acompañan a su cofradía tras un largo itinerario hasta la Catedral, acabando con cuatro décimas dedicadas a la Virgen de los Dolores.

Bellos los pasajes que dedica a los Estudiantes y a la Rosa de San Lorenzo, la Virgen del Dulce Nombre. Seguidamente se interna en la antigua Judería para hablarnos de San Esteban y de esa imagen de la ventana de la que se despedían los viajeros al salir de Sevilla. Sin salirse de la Judería nos habla de Santa Cruz y de la Candelaria, dedicando bellos versos a ambas Hermandades y sus titulares.

Muy emotivo el pasaje siguiente dedicado a la Virgen de Gracia y Amparo, que hizo ponerse en pié al público y saltar más de una lágrima a los asistentes, sobre todo cuando en ese exaltar a la Virgen nombró a su anterior hermano mayor, Jesús Gutiérrez y a tantos hermanos "que en la memoria descansan".

Muy original el cierre de la Exaltación, cuando nos habla de San Benito y de su Virgen de la Encarnación que salió de Triana hace 138 años y que en sueño del exaltador, cuando él regresa a su barrio de Triana tras ver todas las cofradías del Martes Santo, se encuentra a la Palomita de Triana cruzando el puente y visitando todas las cofradías hermanas de Triana.

Tras el "He dicho" el público asistente ovacionó durante largo tiempo al Exaltador que tuvo que dar las gracias en varias ocasiones. Cerró el acto Maruja Vilches que agradeció a todos las colaboraciones prestadas tanto para este acto como para los quehaceres cotidianos de la Hermandad.

Como colofón y ya cerrado el acto de la Exaltación, Juan Manuel Labrador, como viene siendo habitual en los últimos años regaló al próximo pregonero de la Semana Santa, Francisco Javier Segura, las páginas en blanco en papel muy especial para que en ellas quede plasmado el pregón que leerá en marzo en el atril del Maestranza. ::PEDRO MERINO


FUENTE: Arte Sacro

Subir
Diseño Web nlocal