SEVILLA: Los pasos del Vía Crucis no volverán juntos a sus templos

jueves 17 de enero, 2013

Un mes justo queda para la celebración del Vía Crucis del año de la Fe y ya se han cerrado los principales detalles de la organización. El Consejo, el Ayuntamiento y el Cecop mantuvieron ayer una reunión para concretar las medidas de seguridad y cómo se articulará el público que asistirá a la ceremonia. De hecho, quedó constituida la mesa del Cecop específica para este evento y se analizó sobre plano el operativo a seguir. Además, el órgano cofrade sigue perfilando la vuelta de las hermandades a su templo una vez que haya terminado todo. Éste es el aspecto que más polémica puede generar debido a que aún no se han cerrado los horarios de las recogidas, aunque desde un principio se ha dejado claro que el ambiente piadoso debe mantenerse y que se trata de traslados. Es decir, no podrá haber pasos a altas horas de la madrugada como si fuera un día normal de Semana Santa o, al menos, eso es lo que se intentará desde San Gregorio.

Sin embargo, aunque los 14 pasos llegarán a las inmediaciones de la Catedral en cuatro grupos según su procedencia (San Lorenzo, Salvador-Alfalfa, Feria y Triana), la vuelta no será de esta manera. Según el presidente del Consejo, Carlos Bourrelier, una vez que termine el rezo del Vía Crucis, los pasos entrarán a la Catedral en el sentido inverso al de las estaciones, por lo que será el Santo Entierro, que es el que lo cierra, el primero en entrar al templo y el primero en salir. La idea es que todo se haga lo más rápido posible y que «cada hermandad se vuelva a su templo a paso de mudá». No habrá que cumplir con el «protocolo» de llegada que se había pactado en un principio. Si se sigue el orden antes mencionado, tras el Santo Entierro le tocará el turno a El Cachorro, las Siete Palabras, Montserrat, La Estrella, Gran Poder, Pasión, Los Gitanos, San Esteban, Torreblanca, Carmen Doloroso, San Gonzalo, Redención y Montesión. De esta manera, al iniciar el regreso no podrán «esperarse» las unas a las otras, aunque la intención es que no haya mucha distancia entre las mismas y que vuelvan de una manera similar a la que llegaron al entorno de la Catedral.

Bourrelier insiste en que «las cofradías deben ser conscientes de que la vuelta será un traslado y que habrá que buscar un orden». Con esta última aseveración, se da por cerrado que las hermandades puedan volver a sus templos con bandas de música y a altas horas de la noche como ha sucedido en varias ocasiones con motivo de salidas extraordinarias, coronaciones canónicas o en procesiones de vuelta tras estancias en la Catedral por la lluvia. ::PEPE LUGO



FUENTE: La Razón

Subir
Diseño Web nlocal