Un artista español presenta una técnica pictórica basada en la cera de abejas, perdida desde la época romana

martes 10 de julio, 2012

La encáustica, basada en la cera de abeja, permite obtener pinturas que no se oxidan. El artista e investigador Pedro Cuní ha presentado en Washington las conclusiones de años de estudio.

El artista e investigador español Pedro Cuní presentó hoy en Washington las conclusiones de años de estudio que confirman que, en ladécada de 1960, su padre, José Cuní, resucitó la técnica pictóricade la encáustica, basada en el uso de cera de abeja y perdida desde el tiempo de los romanos.

Pedro Cuní afirmó que, al cabo de más de 25 años de investigación histórica y después de haber cotejado con análisis químicos las propiedades de los frescos romanos y las de la fórmula inventada por su padre, ha llegado a la conclusión de que halló "un tipo de pintura que se ha buscado sin éxito desde hace 500 años".

En una conferencia hoy en la Museum Conservation Institute del prestigioso centro Smithsonian, Cuní presentó a académicos y expertos el hallazgo, que en su opinión "trae un nuevo material al mundo del arte, algo que no sucedía desde la aparición del acrílico" y que ya presentaron este año en un estudio en la Royal Society of Chemistry.

"Leonardo Da Vinci fue uno de los que en la época del Renacimiento intentaron dar con las técnicas del arte clásico y buscó la fórmula del encáustico sin éxito", recordó Cuní, quien completó este "trabajo descomunal" con el estudio de textos en griego y latín, trabajos en los que participa su hermano Jorge.

La técnica de la encaústica, que se perdió con la civilización romana y comenzó a ser usada por los egipcios, permite obtener pinturas que no se oxidan, como por ejemplo el óleo, por lo que los colores se mantienen vivos durante siglos, tal y como demuestran frescos romanos como los de Pompeya.


"Ahora, lo que intentamos determinar es si en la época clásica sabían que habían conseguido una composición química tan perfecta con un proceso muy básico, pero muy inteligente", indicó Cuní.

"Hay muchas cosas por estudiar de la historia clásica y de sus grandes logros, tecnologías que se perdieron y no se han investigado en profundidad y que pueden aportar mucho a nuestro futuro", añadió el artista afincado en Nueva York.

Cuní, que comenzó sus investigaciones de mano del Smithsonian y consiguió confirmarlas con un estudio químico en la "Cooper Union for the Advancement of Science and Art", aseguró que "es necesario reestudiar la historia clásica y del arte".

Pese a que existían diferente tipos de encausto, los hijos de José Cuní, que han patentando la fórmula descubierta por su padre, de 86 años, aseguran haber dado con un tipo de pintura perdida en la historia que tiene como base el uso de la cera de abeja.

 

FUENTE: ABC 

Subir
Diseño Web nlocal