ZAMORA: El exjefe de la banda Jesús Nazareno pide amparo al Obispado tras ser destituido

miércoles 16 de enero, 2013

La polvareda que se inició semanas atrás en la banda de cornetas y tambores de la Cofradía de Jesús Nazareno ha desembocado en la destitución del jefe de la formación los últimos 24 años, Gabriel Sacristán, quien se muestra en desacuerdo con las circunstancias de su salida a tal punto que ha pedido amparo al Obispado de Zamora. El ya exdirector fue relevado por el presidente Miguel Ángel Hernández, pero se presentó a las elecciones del día 29 de diciembre y consiguió el apoyo mayoritario de sus compañeros. Sin embargo, en la reunión del pasado viernes -en la que la cofradía presentaría al nuevo responsable- fue el otro candidato, Miguel Fernández, a quien la hermandad dio a conocer como nuevo jefe de los músicos.

«Decepcionado» por la actitud del presidente de La Mañana y en desacuerdo con los motivos de su salida, Gabriel Sacristán remitió a finales de diciembre una carta al Obispado en la que explica «a mi juicio, todo lo que ha pasado», aunque «aún no he recibido contestación alguna» del Episcopado.

Los «verdaderos motivos» de la destitución no le son ajenos al ya exjefe de la banda de cornetas y tambores, cuyos 70 miembros festejaron el pasado marzo el vigésimo quinto aniversario. Sacristán reconoce sus diferencias con Miguel Ángel Hernández con respecto a la elección de las parejas del popular Merlú. «El reglamento dice que los miembros de la banda tienen prioridad para ser merlú y yo le expresé mi malestar cuando el presidente lo pasó por alto», asegura el exresponsable, quien manifestó a la cofradía su interés por pertenecer a alguna de las parejas de músicos.

Ya destituido, Gabriel Sacristán presentó su candidatura, «me la aceptaron», y compitió con otro miembro de la formación musical, Miguel Fenández, por la dirección. «Mis compañeros me apoyaron y conseguí 44 votos por los ocho del otro candidato», explica el corneta. «Yo ya sabía que no me iban a ratificar», apunta, hecho que fue realidad en la reunión del viernes. En el encuentro, los responsables de la cofradía que acudieron justificaron el hecho en la «existencia de denuncias» contra Sacristán. «Propuse que se creara una séptima pareja de merlús para poder tocar, pero tampoco han accedido», añade.

Pese a su salida, el exdirector asegura que «tengo el apoyo de los compañeros que están disgustados porque entienden que las formas no han sido las adecuadas». Hasta tal punto es así que «algunos miembros de la banda me han expresado su intención de no tocar el Viernes Santo», lo que augura una hipotética crisis en la formación de cornetas y tamores que abre la procesión más grande de la ciudad.

De cualquier modo, el director saliente afirma que está «decepcionado», pero «tranquilo». «Entiendo que la banda necesita evolucionar, viene gente joven y a lo mejor yo no tengo los conocimientos musicales necesarios para una nueva etapa» aunque «en absoluto esperaba salir así de la banda». No obstante, Sacristán seguirá siendo responsable de la formación en las otras procesiones en las que actúa, como banda de cornetas y tambores de La Tercera Caída, el Vía Crucis y La Esperanza. «No tengo nada contra la cofradía y espero que esto sea un hasta luego», concluye.

«El motivo es un enfrentamiento personal por estar en desacuerdo con el nombramiento de los merlús»

«Viene gente joven y la banda necesita evolucionar, pero no imaginaba que mi salida sería así». ::JOSÉ MARÍA SADIA


FUENTE: La Opinión de Zamora

Subir
Diseño Web nlocal