ZAMORA: La Banda del Cristo del Perdón vuelve a los ensayos y se ofrece a las cofradías «a cambio de la voluntad» tras una década de silencio

jueves 10 de enero, 2013

Hace ahora casi una década, la banda de cornetas y tambores Santísimo Cristo del Perdón dejó de tocar en la Semana Santa de Zamora, pero su impronta en la celebración fue tal que muchos recuerdan su particular estilo y añoran desde entonces un regreso que podría estar cerca. Así lo indica la reciente renovación de la directiva de la asociación cultural que sostiene la formación y una vuelta decidida a los ensayos. Ahora falta la llamada de alguna cofradía que quiera integrarla en alguno de los desfiles de la próxima Pasión, una «motivación increíble» para los músicos.

Cerca de 70 personas entre músicos, aprendices y colaboradores aúnan fuerzas para conseguirlo. De momento, ensayan en «un local prestado» mientras aportan sus cuotas periódicas como «colchón económico» para garantizar un espacio definitivo y adecuado. «Siempre hemos tenido la intención de volver», apuntan Adrián Alonso y Alberto Martín, presidente y tesorero del colectivo, aunque el destino se ha negado.

Un «parón» musical que se remonta a 2004, cuando la banda -que actuaba en el Traslado y las procesiones del Vía Crucis y La Esperanza- dejó de desfilar por «falta de entendimiento» con la cofradía. Se rompía así más de una década de colaboración después de 1993, cuando «El Perdón» aparecía de manera pública en la Semana Santa bajo la dirección de Cándido Julio Domínguez.

No llegaban como una banda de cornetas y tambores más, sino que pretendían romper con el estilo al que estaban acostumbrados los oídos zamoranos, el de las marchas militares. Para ello, bucearon en el repertorio de los temas propios de la Pasión e introdujeron una mayor variedad de instrumentos, con la compañía de la trompeta y el fliscorno. «Pretendíamos hacer algo más elaborado», explica el nuevo presidente. Pero había más. Los músicos dejaban la túnica de hermanos en el armario para vestir un traje propio, que «estaba basado en el uniforme de gala de la Policía Municipal». Uniforme azul marino con detalles rojos y cordelería dorada.

Los músicos del Santísimo Cristo del Perdón alcanzaron tal nivel que comenzaron a salir de Zamora para participar en certámenes por todo el país, como el de Galapagar, en Madrid, donde el esfuerzo obtuvo el tercer premio como recompensa. Fue entonces cuando nació la asociación Gaudium et Spes-Zamora como soporte para la formación, pero los desfiles en la celebración local serían ya contados.

«Seguimos saliendo fuera, pero no en Zamora», rememoran. La «desesperación» les hizo «aparcar» los instrumentos, aunque «siempre quedó el recuerdo en la ciudad», admiten los actuales responsables. Y ahora, con varias semanas de ensayo, aunque «lejos de aquel nivel», «nuestra mayor motivación sigue siendo la Semana Santa de Zamora», explica rotundo Adrián Alonso.

Un repertorio de once marchas lentas, con once voces de viento y tres de percusión y aquel estilo inconfundible es la oferta que la Banda del Santísimo Cristo del Perdón hace a las cofradías. «No pretendemos imponer nada, sino que estamos disponibles por si la Semana Santa de Zamora nos necesita», afirma la directiva. Pese a ser conscientes de lo que cuestan trajes e instrumentos, los responsables dejan claro que «no venimos para cobrar, solo pretendemos tocar por la voluntad».

Una oportunidad que también lo es para las cofradías de Zamora, ahora que la crisis aprieta y obliga a buscar soluciones alternativas para garantizar la música en las procesiones, como ya ocurrió (aunque de manera frustrada) el pasado año. Mientras esperan esa llamada, la banda agradece el sostén de los miembros de la asociación cultural y se acuerdan de quienes «nos han dejado por el camino».

Recorrido

1992, los inicios

Los músicos comenzaron como banda de cornetas y tambores en el Traslado, Vía Crucis y La Esperanza.

2004, punto y final

Tras constituir una asociación cultural y tocar como Banda del Santísimo Cristo del Perdón, la actividad cesa por diferencias con el Vía Crucis. ::JOSÉ MARÍA SADIA


FUENTE: La Opinión de Zamora

Subir
Diseño Web nlocal